PROCESO DE ENTRENAMIENTO

3.6. Proceso completo de entrenamiento.

    1. Señal de alarma: Como ya hemos mencionado, el perro debe de realizar algunos ejercicios bajo comando. Tendremos que elegir qué conducta nos interesa como señal para que el perro nos avise de que ha detectado la sustancia. En mi opinión, considero que el target de pata (tocar con la pata) en la pierna del usuario de un modo insistente pero no agresivo, es la mejor, ya que, tiene la intensidad que nos interesa y al mismo tiempo no molesta en los espacios públicos. Sin embargo, dejo a criterio del lector la elección de otra señal igualmente evidente para el usuario al tiempo que “invisible” para el resto de la gente y es el target de hocico (tocar con el hocico) en la pierna. Sea cual sea la conducta que finalmente elijamos, el perro ha de realizarla bajo comando de un modo eficiente para poder comenzar con el proceso de entrenamiento de olfato.
    1. Impregnación de la sustancia: Mostraremos el contenedor con la sustancia a la altura de la trufa del perro y en el momento que veamos que huele, le pediremos la conducta de alarma elegida, haremos click y le entregaremos el premio (comida). El proceso de impregnación no debe alargarse demasiado, ya que, el perro tiene gran capacidad para recordarlo y también para que el ejercicio no llegue a resultarle aburrido.
    1. Discriminación: En esta parte del entrenamiento es en la que existe más controversia entre los entrenadores con los que he tenido la oportunidad de compartir experiencias (Debby Kay y Susan M. Barns) ya que algunos piensan que no es necesario el paso del trabajo de punto a punto o que no hay que alargarlo en exceso ni en tiempo ni en el número de contenedores utilizados, sin embargo, hay otros que piensan que sí. En mi opinión y basándome en la experiencia de mi proyecto, creo que sí hay que realizar un trabajo de discriminación en un punto a punto para realmente verificar que el perro está trabajando con el olfato y está oliendo exactamente lo que queremos. Este trabajo de punto apunto lo he realizado con un máximo de 5 contenedores, como se puede ver en uno de los videos del proyecto[1].
    1. Detección en el usuario: Una vez que verificamos que el perro está detectando lo que nos interesa, el siguiente paso es conseguir que marque la sustancia colocada en el cuerpo del usuario. El proceso que yo he seguido es colocar un par de contenedores (uno de ellos con la muestra) a la altura de los bolsillos de los pantalones. Al principio hay que trabajar la detección de este modo e ir ocultando muy poco a poco los contenedores en el interior, hasta conseguir que detecte el olor con el contenedor oculto totalmente. Este paso descoloca bastante al perro, hay que realizarlo con sumo cuidado e intentando no frustrarle en ningún momento. Una vez conseguido esto empezaremos a trabajar con un solo contenedor en el interior del bolsillo e iremos muy progresivamente situando la muestra, por dentro del pantalón, en diferentes alturas bajando por ambas piernas hasta llegar a los pies. Posteriormente, realizaremos el mismo procedimiento subiendo por el cuerpo y pasándolo por ambos brazos. De este modo conseguiremos que el perro aprenda una rutina de olfateo en el usuario e insista en buscar el olor hasta encontrar el foco del mismo.
  1. Generalización: Una vez que el perro está detectando sin problemas, realizaremos un trabajo de generalización basado en posturas por parte del usuario, lugares, intentando que insista en el marcaje mientras nos movemos y también en diferentes momentos del día.
  1. Detección nocturna: Esta parte es, a mi parecer, la más complicada de conseguir. Efectivamente, el perro es un animal que se afectado por el cansancio, sueño, enfermedades, etc. Es imposible garantizar que el perro vaya a detectar el 100% de las veces en la noche, no obstante, habría que realizar tal entrenamiento para intentar crear en el perro el hábito de que compruebe cada determinado tiempo, en qué estado se encuentra el usuario. Para ello, intentaremos anticiparnos a los momentos en los que el perro va a dormir para tener preparado la muestra. Entonces y mientras duerme, le pasaremos la muestra por la trufa y pondremos atención a su reacción, dándole el comando de marcaje en el preciso momento en que esté dando muestras claras de estar olfateando la muestra.

     En todo el proceso de entrenamiento, es muy importante que inculquemos al usuario una disciplina en todas y cada una de la fases. Aunque nosotros, como entrenadores, tendamos a dar cosas por sentado, debemos pensar que el proceso de entrenamiento es tanto para el perro como para el mismo usuario, ya que, éste no es adiestrador y debe de entender al menos que la constancia y el orden son fundamentales. Así, para poder llevar un control exhaustivo de todo el proceso, personalmente pido al usuario que me envíe al menos dos videos por semana del entrenamiento que está llevando a cabo y también que refleje en la siguiente tabla todo el proceso

[1] httpss://www.youtube.com/watch?v=3x9d8_2EH4k

¿TIENES DUDAS? AMPLÍA LA INFORMACIÓN CON UNA CLASE ONLINE.

Aprender más

Compartir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir a la barra de herramientas