USUARIOS CANDIDATOS

   3.2. Usuarios diabéticos candidatos. Selección.

            El proceso de entrenamiento de un perro de asistencia parte desde el momento en el que tenemos que conseguir un perro, para seguidamente encontrar una familia adoptiva que se encargue de él aproximadamente durante el primer año de vida y por último pasar a disposición del equipo de entrenadores, quienes realizarán el trabajo de adiestramiento en obediencia básica así como el específico de la futura función que vaya a realizar el perro. En general y a grandes rasgos, estos son los pasos que cualquier asociación o fundación sigue para poder llevar a cabo un proyecto de entrenamiento de perros de asistencia.

            Sin embargo, el proyecto que aquí presento trata de encontrar un modelo más sostenible, principalmente a nivel económico, partiendo de la base de que el diabético, en principio, dispone de todas sus facultades físicas y mentales para poder llevar a cabo un gran porcentaje del proceso de entrenamiento del perro, siempre con la guía y supervisión del entrenador canino especialista. Esto ya es una gran diferencian con respecto al resto de perros de asistencia en los que el futuro usuario suele estar incapacitado, por diferentes razones, para realizar tal entrenamiento. De este modo, podemos evitarnos algunos de los pasos que conllevan más gastos, como el lugar de entrenamiento y su mantenimiento, la manutención del perro, la familia adoptiva, entre otros.

            Aunque a primera vista esto pueda parecer una solución a gran parte de los problemas que cualquier emprendedor, de este tipo de asociaciones o fundaciones, pueda encontrarse por el camino, bien es cierto que surgen otros que pueden hacer que el objetivo final se consiga o que sea un fracaso casi al mismo nivel, ya que, dependemos en gran medida de la responsabilidad y dedicación que el futuro usuario aporte al proyecto. Por ello, es imprescindible realizar un test o entrevista a los candidatos, preferiblemente realizado por un psicólogo especialista y así poder comprobar de un modo más acertado, que son candidatos idóneos para llevar a cabo tal proyecto. Como digo, la colaboración de ellos es de suma importancia, por no decir de casi la totalidad. También es habría que tener muy en cuenta que estos futuros usuarios no tienen por qué conocer nada acerca de entrenamiento canino, aunque sean amantes de los perros. Por todo esto, deberemos ser muy cuidadosos a la hora de plantearles lo que significa tener un perro de asistencia en contraste con lo que sería una mascota y también, hacerles comprender el nivel de implicación que el entrenamiento conlleva. Que seamos capaces de detectar estos datos con la máxima precisión, será fundamental para terminar con éxito el programa de entrenamiento.

            El primer paso, por tanto, será hacerles conscientes de lo que significa tener un perro de asistencia y de los cambios que esto hará en sus vidas. En una de las entrevistas que se realicen al futuro usuario, se le expondrán y se tomará nota de las reacciones y comentarios acerca de las siguientes cuestiones:

  • Diferencia entre perro de servicio y mascota
  • Entrenamientos que se realizarán durante todo el proceso: en obediencia, en público y específico (detección de hipoglucemia)
  • El entrenamiento es en positivos exclusivamente. No hay castigos.
  • Beneficios del perro de servicio:

o   Aviso antes que los medidores

o   Aviso a terceras personas (niños)

o   Resultados no son garantizados al 100%

o   Alertas en la noche. Requiere mucho entrenamiento.

  • Diferencia entre la adquisición de perro entrenado vs. entrenamiento a cargo del usuario. Requiere compromiso y se ahorra en el precio.
  • Dedicación total de 24 horas, 7 días a la semana.
  • Binomio inseparable. El perro no es una mascota sino un compañero que estará con nosotros en todo momento.
  • Compromiso en los cuidados no sólo alimenticios: juegos, estimulación mental, paseos, limpieza, etc.
  • Compromiso del resto de la familia, sobre todo la que vive en el mismo domicilio, a seguir las pautas generales que se indiquen.
  • Compromiso del usuario:

o   El entrenamiento nunca termina. Siempre habrá que estar manteniendo la efectividad del perro.

o   Hábitos alimenticios. Este dato nos muestra el nivel de conciencia y rigor en el usuario en relación con su propia salud.

o   Mantenimiento de la motivación suya y del perro.

o   Reportes periódicos de resultados. Necesitamos conocer el día a día de lo que acontece en el entrenamiento del perro.

o   Toma de muestras y etiquetado, basándose en las indicaciones médicas así como siendo muy riguroso en los datos de la etiqueta. Es de suma importancia para obtener resultados óptimos en el entrenamiento.

  • El acceso público conlleva, debido a la falta de leyese, continuas denegaciones.
  • Su diabetes ya no es invisible, ahora todo el mundo sabe que es diabético por la presencia del perro.
  • Entrenar perros no es para todo el mundo. Es necesario aprender las técnicas y la psicología canina para llevar a cabo el entrenamiento. Los idiomas que utilizamos personas y perros son diferentes.

            Como hemos dicho anteriormente, el usuario va a convertirse en el entrenador de su propio perro de asistencia y nosotros debemos ser conscientes de la cantidad de dudas que surgirán por su cabeza en todo momento y principalmente al principio. Es por eso que debemos ser muy cuidadosos y sensibles a esta situación que, las primeras semanas puede abrumar al candidato, para no dejarle caer en la desesperación durante el proceso de entrenamiento, lo cual es muy fácil que ocurra. Así, en el proyecto “Mi perro también es mi familia” se ha diseñado una primera guía general para el adiestramiento, de tal modo que el usuario va a sentirse arropado por nuestra atención y además podrá consultar en todo momento cualquier duda básica que se le presente, hasta que adquiera ritmo en el entrenamiento.

¿TIENES DUDAS? AMPLÍA LA INFORMACIÓN CON UNA CLASE ONLINE.