¿Hablando nos entendemos?

A VER SI NOS ENTENDEMOS…

       Si decides adiestrar a tu perro, piensa que la mayor parte del trabajo, si no todo, lo tendrás que hacer tú mismo.
      Cuando adiestras a tu perro creas un código de comunicación (lenguaje) por medio del cual ambas partes saben qué y cómo deben de hacerse las cosas para que la relación sea muy buena. Ambos conocen los límites y ambos se sienten seguros de conocerlos. También ambos tienen la opción y las herramientas para ir más allá, si quisieran. Nadie da ni recibe órdenes. Nadie obliga ni se siente obligado. Nadie castiga ni se siente castigado. Y muy importante, nadie domina ni se siente dominado

      Adiestrar a tu perro es mucho, repito, mucho más que enseñar a tu perro a sentarse, tumbarse, acudir a la llamada, permanecer quieto y caminar junto a ti, incluso cuando sólo sepa hacer estas conductas, lo cual no es poco.

      Un adiestramiento responsable y en positivo, convierte a dos seres de diferente especie en un equipo perfectamente compenetrado en donde no existen las dudas ya que, éstas se saben resolver o se cuenta con el otro para trabajar en equipo y así, resolverlas.
Cuando un propietario descubre todo esto y se da cuenta de que el adiestramiento es mucho más que realizar algunas conductas para sacar pecho con los colegas o demostrar que domina a su perro, empieza a disfrutar de éste a un nivel que jamás se hubiera imaginado.
Espero que pronto decidas conocer ese código de comunicación, ya que tu perro está deseándolo.

 

Deja un comentario