ENTRENAMIENTO

3.3. Líneas generales de entrenamiento

Podríamos dividir el proceso general del entrenamiento en dos partes:

  1. Obediencia básica y entrenamiento de comportamiento social.
  1. Obediencia específica. Detección de hipoglucemia.

En este texto nos centraremos en el entrenamiento específico, ya que, para el entrenamiento en obediencia básica existen diversas guías, algunas de las cuales se reflejan en la bibliografía de este trabajo, y también por la extensión que este trabajo requeriría.

Todo el entrenamiento será realizado con clicker y en ningún momento ser utilizarán castigos de ningún tipo ni refuerzos negativos, ya que, necesitamos un perro con una gran iniciativa y una excelente relación afectiva con su propietario-usuario. De este modo, consideramos que el perro debe de tener un mínimo de obediencia básica así como alguna habilidad que nos permita, por un lado tener control sobre el perro en determinadas situaciones y por otro lado poder realizar los ejercicios específicos de entrenamiento de olfato. Las conductas y/o estructuras de aprendizaje[1] que consideramos imprescindibles para poder comenzar el trabajo de olfato son:

  • Luring
  • Target de hocico estático y dinámico
  • Target de pata
  • Sentado
  • Tumbado
  • Permanencia

Los comandos deben de realizarse bajo comando. El resto de de conductas relativas a obediencia y comportamiento social las iremos entrenando paralelamente al entrenamiento específico de olfato.

3.4.  Material necesario para el entrenamiento.

            Para el proceso de entrenamiento, tanto de obediencia básica como de olfato, necesitaremos una serie de elementos que nos permitirán poderlo llevar a cabo. A continuación se muestra una relación de los mismos:

[1] Ejercicios preparatorios que nos permitirán moldear conductas específicas que nos interesen, tanto para la obediencia básica como para el adiestramiento específico de la especialidad en cuestión.

¿TIENES DUDAS? AMPLÍA LA INFORMACIÓN CON UNA CLASE ONLINE.